Saltar al contenido →

La prosperidad ha muerto, viva la crisis

Es viernes por la noche y a veces me ocurre que me da por pensar. Inevitablemente, y con tanto bombardeo, la crisis se adueña de mis reflexiones. No sólo porque los medios no dejan de hablar del tema sino porque uno se acaba preguntando cuánto a hará sufrir a Dinamon que, como digo siempre, es mi empresa pero al mismo tiempo es mi “bebé”.

Veo la tele, hablo con mis amigos y con mi familia y por todas partes hay conversaciones más o menos grandilocuentes sobre la crisis que lo traspasa todo. Podría unirme y hacer afirmaciones profundas sobre las consecuencias de la crisis para el negocio Internet. Sin embargo, últimamente estoy por la sencillez y, a riesgo de parecer simplista, he preferido reflejar algunas de las ideas que últimamente martillean mis pensamientos y que se han convertido en una empieza de “mantra” para mí:

Antes los problemas, el pánico nunca ayuda (“Pánico: Se dice del miedo extremado o del terror producido por la amenaza de un peligro inminente, y que con frecuencia es colectivo y contagioso”). En todo caso, si nos ayuda a algo es a aterrorizarnos pero dudo que ninguno de nosotros perciba el terror como algo deseable.

El pánico sencillamente nos deja la mente en blanco y nos impide ver salida a los problemas. Desde mi punto de vista, es mucho más productivo y eficaz intentar ver el problema de lejos, como si no nos afectara.

Los problemas suponen un reto.. Esto ya es una posición muy personal pero siempre digo “dadme tormentas, que con ellas aprendo. En aguas tranquilas todo el mundo navega”. Debo decir que soy de natural optimista y eso siempre me ha ayudado. Hasta ahora ver las cosas desde este lado me ha ayudado a mejorar y por eso sigo aplicando esta filosofía. Al fin y al cabo, los inconvenientes y las equivocaciones son inevitables.

Esto no quiere decir que lo vea todo de color de rosa, al contrario. Últimamente la crisis se me presenta como un tiempo de tipos (y tipas) duros (y duras). Alguien que es capaz de mantenerse en pie esperando que den las 12 en el campanario de la ciudad intentando templar los nervios y el sudor frío ante la inminente llegada de los forajidos (perdón por la metáfora cinematográfica). Estos podrán (podremos) fracasar pero no podremos arrepentirnos de no haberlo intentado.

Todo problema representa una oportunidad. En toda la historia toda crisis ha representado un cambio de paradigma y eso siempre abre nuevas puertas para los que se atreven.

Dicho esto, y a pesar de los problemas que hay y que va a haber (no olvidemos que estamos en un entorno conservador y para conseguir financiación ya podemos ir atándonos la cinta a la cabeza y poniéndonos el machete entre los dientes), debo decir que ahora mi actividad como empresario se ha reducido a las siguientes premisas:

1) Acabar cada jornada habiendo avanzado un poco en nuestros proyectos.
2) Intentar mejorar cada día un poco como profesional.

Además de estas “reglas de oro”, creo que es importante volver a la base y en ella se encuentra la afirmación que hizo recientemente Matías de Tezanos para dueños.net (Entrevista a Matias de Tezanos) cuando se le preguntaba acerca de qué es lo más importante a la hora de iniciar una empresa en Internet: “Enfocarse en ganar dinero, y no en gastar dinero”.

Esto, que parece una obviedad, en algún momento se nos ha olvidado a todos. Especialmente en tiempo de crisis, las empresas y proyectos que generan dinero basándose en modelos de negocio sólidos son más valiosos. Por otra parte, conseguir financiación externa va a ser a partir de ahora arduo (por expresarlo de una forma amable). Pero la mejor noticia para los que nos dedicamos a Internet es que muchos proyectos requieren una inversión relativamente pequeña que, en muchos casos, podemos asumir nosotros mismos. Otra de las cosas que repito con mucha frecuencia es que, si yo creo en mi negocio, tengo que ser primero en estar dispuestos a asumir personalmente los riesgos que conlleva. Quizás me arruine pero es la única postura que considero coherente. Porque ¿cómo voy a pedirle a alguien que arriesgue su dinero si no estoy dispuesto a hacerlo yo mismo?

En definitiva, que la economía es como el fútbol: ni ganar tres partidos significa que tengamos que ser campeones de todos los torneos, ni varias derrotas son el fin del mundo. La verdad se encuentra en la constancia y tener claro hacia dónde queremos ir.

En fin, espero que esto le sirva a alguien (bueno, como mínimo para mí seguro que habrá tenido algún tipo de efecto autoterapéutico). No quería dejar de pasar la oportunidad para agradecer a seniors del negocio en Internet en España como Carlos Blanco o Jaume Ferré. Sus opiniones, ayudan (y mucho) aquellos que tenemos bastante menos experiencia en esto.

Como, para variar, me he puesto demasiado trascendental y veo que lacónico no sería precisamente un término que me describa, os dejo con una explicación brillante sobre la crisis que hacen dos humoristas ingleses. Disfrutadla.

Publicado en Negocios

5 comentarios

  1. Domisfera Domisfera

    Despu?s de la tempestad viene la calma…Tu post me ha recordado los consejos de Warren Buffet para invertir.

  2. Albert Albert

    Vaya, gracias por el cumplido 🙂

  3. SEO Tenerife SEO Tenerife

    Desde luego Albert… en tiempos de crisis hay que agudizar el ingenio y lanzarse a la marea.

    Por cierto tu "beb?" tiene una filosof?a a prueba de crisis, al menos me parece una muy buena apuesta.

    Un saludo!

  4. escorts escorts

    la crisis no es m?s que una invenci?n de unos grades poderes interesados, ver?s que cuando pasen las elecciones de EEUU, en unos meses se termina la crisis.
    Un saludo a todos.

  5. […] Alejandro Santana) – En tiempos de crisis hay que estar preparados (Por Emilio Marquez) – La prosperidad ha muerto, viva la crisis (Por Alberto Dominguez) – El apocalipsis: ¿y aun crees que no te afectará mucho? (Por Alejandro […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.