Saltar al contenido →

Evita ser el cuello de botella

La semana pasada me dio por plantearme las siguientes preguntas:

¿Te ocurre con frecuencia que hay tareas sumamente importantes que nadie más que tú puede llevar a cabo pero que, por una cosa u otra tienes que posponer (ya sea porque tienes algo más importante, porque te duele la cabeza, te ha dejado tu pareja o te pica la barriga)?

¿Eres de los que dice “sí espera déjame que lo haga yo que tardo diez minutos” y luego pasa una eternidad completa (quizá hasta un poco más) hasta que realmente lo haces?

La respuesta fue “más de lo que me gustaría y debería”. Eso a pesar de que llevo tiempo trabajando en el magnífico tema llamado “aprender a delegar” (una de las lecciones más difíciles de aprender como emprendedor). Si tu respuesta a las dos preguntas anteriores también es sí, ¡enhorabuena! eres un perfecto especimen de “collum botellae” (así que formalmente has ingresado en nuestro club y tienes derecho a irte de cañas con más gente como nosotros).

Pero no te preocupes, como casi todas las enfermedades, esta también tiene remedio. Y aquí me gustaría proponer algunas preguntas que nos pueden ayudar a solucionar el problema:

1) ¿Realmente es tan importante esa tarea que tú y sólo tú puedes realizar? ¿seguro que los demás no podrían ir tirando?

2) ¿Hay alguien más que pueda hacer ese trabajo? ¿Estás seguro de que no? (a riesgo de repetirme ¿seguro, seguro, seguro que no?)

Volviendo a mi caso que es el que conozco y desde el que puedo hablar. En muchas ocasiones que aquello que a mí me parecía básico resulta que no tiene por qué impedir que los demás vayan avanzando y también cada vez me doy más cuenta de que hay muy poquitas tareas “no delegables”.

Es cierto, igual otra persona tarda 3 días cuando yo tardaría dos horas. Por otra parte, lo normal es que pasen varios días y la tarea siga sin realizarse. En ese caso, no sólo no se ha cumplido el objetivo sino que he negado a otra persona a aprender a realizar esa tarea y descargarme de trabajo para concentrarme en cosas más importantes.

Intentando encontrar una forma para resolver esta tendencia he llegado a las siguientes conclusiones (espero que puedan resultarles de utilidad a alguien):

1) Planifica bien e identifica qué tareas son realmente imprescindibles para completar un trabajo.

2) Delega todo lo que puedas delegar (sin saturarme al personal claro).

y 3) Si realmente hay un trabajo que sólo puedes hacer tú, sé lo más ejecutivo que puedas. Elimina rápido los obstáculos para que los demás puedan seguir trabajando y evita postergar tareas que pueden convertirse en “cuellos de botella” (especialmente si el tiempo que vas a invertir en resolver un asunto va a ser menor que el de dejarlo para más tarde).

Para mí, incluso más importante que todo esto, es recordar constantemente que mi mi misión como emprendendor es facilitar el trabajo a los demás, no dificultarlo. 

Publicado en Emprender

5 comentarios

  1. Elvira Elvira

    bienvenido 🙂

  2. Alberto Alberto

    Gracias Elvira 🙂 Si al final me pongo escribir es porque mucha gente como t? me hab?is animado a ello. Ser? constante para variar.

  3. dc dc

    Muy acertado tu post, coincido mucho, me pasa continuamente, no quieres que lo hagan subordinados porque imaginas que el resultado no ser? el que esperas, y al final te das cuenta de que solo tu lo aras como realmente quieres, pero que si todo lo haces tu realmente no das abasto y vas posponiendo tareas continuamente, generando un gran cuello de botella y ralentizando toda evoluci?n…
    Por tanto necesitamos empleados tan competentes como nosotros, tal vez lo sean, o puedan serlo, pero el tener que ense?ar o la inseguridad de sino es as? siempre decides yo eso lo hago en segundos, pero luego lo pospones una y otra vez, en fin tu trabajador lo hubiera hecho mejor o peor pero estar?a hecho.

    Otro tema es repasar o rectificar lo que hacen otros, no se que me molesta m?s ?? que no se haga como quieres o tener que revisarlo…

    Saludos

  4. Marta Castells Marta Castells

    Je, je…. conozco la sensaci?n…

    Pero ya hace tiempo que “me estoy quitando”

    Otra ayuda: en lugar de hacer una To Do list, haz una lista de Cosas que no hacer…. es m?s corta y m?s efectiva…. cosas como responder emails pueden quitarte el 80% de tu tiempo!

    ….o responder posts!!

    As? que, a lo m?o!

  5. cristian cristian

    yo creo que se trata de la confianza que se tiene en la gente. a mi me ha pasado que mas de una vez he dicho “ya lo hago yo” por el temor de que los demas no lo hagan tan bien como yo y el dia que otra persona ha hecho la misma faena, me he dado cuenta que la hace hasta mejor que yo. o de otra manera pero igual de efectiva. y lo unico que te queda por hacer, cuando pasa esto, es callar y aprender de los demas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.