Saltar al contenido →

Vino en Colonia

Ayer era París y hoy vuelvo al vino. Me pierdo en el cristal dorado y empiezo el día de nuevo, resurgir de las entrañas del metro, entregarme al juego y a las voces que me esperan en el bar. Soy yo, más relajado últimamente, soy yo sin tiempo, soy yo múltiple: en París, en la puesta de sol de Naxos, en Barcelona, soy yo dividido y completo.

Y hoy soy yo en el vino, en el dulce alcohol de los días, de estar siempre en un eterno inicio, en mi perpetuo camino. Hoy soy yo como siempre, en el mar, el caos y el camino.

Colonia, 22 de noviembre de 2004

Publicado en Poesías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.