Saltar al contenido →

Amanecer

Justo en el instante
en el que el sol
bañaba de nuevo
la tierra de sus rayos
y las vidas
salían de su letargo
para volver a comenzar
el ciclo del día,
desapareció una vida.

Alguien que sentía,
lloraba y reía.
Una vida fue arrancada,
simplemente,
como es arrancada
una rosa de su tierra.

(1993)

Publicado en Poesías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.