Saltar al contenido →

El café de las delicias

Una tarde de sábado, en el café de las delicias, con la primavera asomando por la puerta.

Hoy soy y no soy, estoy y no estoy, muto y permanezco. Bajo mis párpados se desata un arcoírico caleidoscopio, un compás de tres cuartos a punto de estallar, un traspiés que desemboca en risas.

Las voces tejen un manto que se eleva hasta el techo y luego desciende suavemente para dar lugar al siguiente latido de realidad, radicalmente distinto al anterior y singularmente bello en su constancia.

Veo como puentes de aire se extienden y colapsan a mi alrededor, como jocosos juegos de naipes ejecutados por un prestidigitador ágil, agitado, sutil y esquivo.

Y yo floto en medio de todos esos puentes. Descubro que todo se ve hoy tan pequeño y tan abajo mientras mis pies se mueven ligeros y felinos provocando apenas pequeñas ondulaciones de realidad en el mundo.

Publicado en Poesías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.