Saltar al contenido →

Unificación de paradojas

Hoy ya no espero. Sólo dejo que el tequila se bañe en mi sangre mostrándome los secretos que siempre estuvieron ante mis ojos. Somos tan efímeramente eternos… En el peso que poseemos en este mundo descubriremos alas con las que volar. Somos tan complejamente sencillos y quién sabe si mañana estaremos aquí. Aunque eso, en realidad, tampoco importa.

Publicado en Poesías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.